Grados de la escala musical. Tonalidades y modalidades

aleluya grados de la escala

Ya sabemos que una escala musical es una sucesión de sonidos ascendentes y descendentes con una diversa configuración de intervalos (si quieres saber más acerca de las escalas te recomiendo que eches un vistazo a La escala musical: fuente de armonía y melodía). Es bastante común referirse a las diferentes notas que componen una escala como grados de la escala, ahora bien…

¿Qué son los grados de la escala musical?

Denominaremos grado a la posición que ocupa un sonido en una estructura o escala musical. Se nombran mediante los numerales ordinales (primer-o, segundo, tercero, etc…) y se representan con números romanos (I, II, III , IV, etc…). De esta forma la primera nota de una escala será el I grado, la segunda el II, y así sucesivamente. Como veremos a continuación, cada uno de ellos tiene unas características y una función dentro de las escalas o tonalidades.

Nombres de los grados de la escala

Los teóricos de la música han nombrado cada grado de las escalas relacionándolos con el papel o la función que desempeñan dentro del contexto tonal.

nombre de todos los grados musicales

En base a la función que realizan a nivel tonal, podemos clasificar los diferentes grados de la siguiente manera.

Grados tonales

Son el grado I, IV y V. Son aquellos que definen la tonalidad (nos dirán cual es la tónica). No varían entre tonalidades mayores y menores. Esto quiere decir que encontraremos siempre el mismo intervalo entre ellos. Una cuarta justa y una quinta justa.

diferencias entre los grados de la escala mayor y menor

Grados modales

Son el grado III, VI y VII. Serán los que nos aporten información acerca de la modalidad de una tonalidad (si es mayor o menor). La relación de estos grados con el resto varía en función de si la tonalidad es mayor o menor. En el caso de las tonalidades mayores vemos que desde la tónica encontramos respectivamente una tercera, sexta y séptima mayor. En el caso de las tonalidades menores esos intervalos se convierten en menores. Un caso especial es el grado VII que, en el caso de las tonalidades mayores y de las menores armónicas, melódicas ascendentes u orientales, está a una distancia de semitono de la tónica, lo que le da esa gran capacidad de crear tensión, y de ahí su nombre. En el caso de la subtónica, al encontrarse a un tono de la tónica, su tendencia a ella es mucho menor.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*